Tianjin o como viajar con chinos y no morir en el intento.

La semana pasada tuvieron lugar nuestras primeras vacaciones reales en China. Digo reales porque aquí si les da por hacer fiesta un lunes te ponen clase el sábado para compensar. Nos hubiera gustado usarlas para viajar a algún destino exótico de esos que anuncia la tele china pero por suerte o por desgracia las teníamos prometidas a nuestros compis chinos. De hecho, la primera cosa que nos dijeron según llegamos fue: “La primera semana de mayo hay un evento de Shuai Jiao y estáis invitados”. Léase obligados a ir. En principio la cosa no tenía porque pintar del todo mal salvo por el pequeño detalle de pasar una semana viajando con chinos. La cosa fue más o menos así…

Para los que no sepan que es el Shuai Jiao (摔跤), el Shuai Jiao es un arte marcial chino parecido al Judo y, dependiendo de quien te cuente la historia, se supone que fue el origen de, entre otros, el Judo, el Jiu-Jitsu y el Taekwondo.

Sabado 8:00. Con legañas como caballos esperamos a la llegada de nuestros amigos chinos los cuales llevan más de una hora de retraso. Es lógico, a esas horas hay mucho trafico y ellos viven a…500 metros de nosotros. Por fin aparecen y traen una sorpresa, un viajante extra. Al parecer la noche anterior alguien les llamó y les encasqueto a su nieto. Bueno, 5 en un coche para 400km no era lo más incomodo que había vivido la verdad. Nos comemos una hora hasta salir de Hohhot y según pisamos carretera vemos esto:


Al parecer la idea que tienen los chinos de un transporte eficiente de recursos es llenar 2/3 partes de la autopista con camiones. Pasado un rato (largo) los camiones se reducen un poco y es el momento en el que mi maestro, y en ese momento verdugo, decide que ya puede conducir como el quiere. El coche pasa de 80km/h a 160km/h y la carretera de Hohhot a Beijing se convierte en el Rally Dakar. Me animo a recordar que en China no se usa el cinturón y que, para colmo, suelen (como es este caso) poner fundas en los asientos por encima de donde se supone van enganchados estos. A los 200km aprox hicimos una parada donde pudimos rezar por nuestras vidas.

Los chinos no conquistaran el mundo. Al menos no su población. No porque no tengan recursos y pasta sino porque son el desastre en gestión y eficiencia personificado. En este caso particular se hicieron 150km a 160km/h para luego parar una hora a descansar y mirar las musarañas…lógico y normal. El resto del viaje hasta Beijing siguió en la misma linea.

Bueno, habíamos llegado vivos a Beijing donde pasaríamos, en teoría dos días haciendo el gamba. La parte diver viene cuando nuestros amigos nos dicen que no habían reservado nada y que parece que todo está un poco lleno. Ejem…te mueves a una ciudad con casi 18 millones de habitantes, capital de un país con mas de 1300 millones de habitantes en días festivos y no reservas nada?!! WTF??. El resultado es que decidieron quedarse solo un día y en el único sitio que encontraron que según su frase era un “hotel familiar”. Algún día escribiré un diccionario Chino-Realidad y ese diccionario llevara la entrada

Hotel familiar: Dícese de lugar con tanta mierda por metro cuadrado que genera una singularidad en el espacio tiempo. Existen leyendas de hoteles familiares con inodoros no atascados pero no hay datos verificables.

Había que mirar el lado positivo, al día siguiente estaríamos en Tianjin y seguro que la cosa mejoraba. El viaje Beijing-Tianjin fue más de lo mismo pero en versión corta ya que hay escasos 150km entre las dos ciudades.

LLEGADA A TIANJIN

Tianjin (天津) es una ciudad industrial de fabricación feuza que, al parecer, en su día albergo las embajadas Europeas. Como consecuencia tiene muchos edificios de estilo europeo con los que los chinos flipan pero los europeos obviamente no. Es una ciudad con casi 11 millones de habitantes en el área urbana. Basta coger un coche 3 minutos para notar que el trafico no es el de Hohhot. Pese a que en todas las ciudades de China que he pisado la conducción es una locura Hohhot es el papa de todas ellas. En general se nota que, a diferencia de Hohhot, Tianjin es una ciudad mucho más desarrollada y donde el dinero lleva bastante más tiemplo fluyendo.

Una vez allí hicimos unas visitas protocolarias a gente, entiendo, más o menos importante. A eso de las 4 nuestros compis decidieron que ya teníamos suficiente sobredosis de ellos y pensaron que lo mejor era dejarnos “con los jóvenes”. Una de los problemas difíciles que tiene China por delante es el de la madurez. Su política del hijo único y una cultura de “que los hijos no sufran lo que hemos sufrido nosotros” han hecho estragos. Aquí lo estandar es que un chaval de 25 años (que como diría mi padre tiene canas en los huevos) tenga una edad mental de 15 años españoles. Si sumamos eso a que ya de por si en España están apollardados os podéis imaginar el resultado. Como consecuencia nos pasamos la tarde haciendo de babysitters. El día acabo, por lo menos, en un hotel decente en el que esperábamos dormir los 4 siguientes días.

Dia siguiente 9:00:

Mujer china – Knock, knock.
Nosotros – Buenas.
Mujer china – Recoged todo y nos vamos.
Nosotros- WTF? Pero no dormimos hoy aquí?
Mujer china- No que va, hoy dormís en el club de un maestro.
Nosotros -…

Malo iba a ser que algo saliera bien XD. Nos fuimos al supuesto club que tenía el lujazo de ser baños compartidos (uno por planta). Si no habéis estado en un baño chino no entenderéis lo doloroso que puede ser eso. El día transcurrió sin pena ni gloria hasta que a eso de las 8 de la tarde me dicen “Oye, coge la chaqueta de Shuai que practicamos la exhibición de mañana”. Wait…¿exhibición?¿a quien le habéis consultado eso?. Total que sin comerlo ni beberlo (y sin calentar…y sin entrenar desde hacía meses) me veo haciendo un ensayo de una exhibición que tenía lugar al día siguiente…toooma!!!XD. Al menos nos premiaron con unos baños y un masaje jeje.

El día siguiente amaneció como todos los días de exhibición/competición de todas las artes marciales que he practicado: todo dios estresado buscando a otra persona que también esta estresada. La exhibición, que yo pensaba que iba a realizarse en un gimnasio, resultó ser al aire libre. Por si no quería presión me llego uno de tantos chinos y me dijo “hazlo bien que va a venir la radio y el periódico”. ZAS!!, en toda la boca. El resultado al final no fue tan malo.



Al acabar la exhibición todo el mundo se quería hacer fotos con el guiri y poco menos que me secuestraron. En particular me rapto uno de la prensa que me pregunto años/nombre/nacionalidad y un porrón de cosas que no entendí y que respondí con una sonrisa y un “Bu mingbai” (no entiendo). Aquí el cuerpo del delito

Los chinos parecieron más que satisfechos con el resultado. Lo que quedaba de día iban a estar lo suficientemente ocupados como para dejarnos tranquilos y que la hija de mi maestro y el chino con el que hice la exhibición nos llevaran de parranda.

La noche le daba otro cariz a Tianjin. Debieron de pensar “ya que la ciudad es fea por lo menos hagámosla vistosa por las noches” y no les quedo mal. Lo cierto es que, aparte de iluminación, tampoco es que tuviera gran cosas pero el ambiente le daba bastante encanto. Una cosa bastante llamativa y que es símbolo de la ciudad es la noria construida sobre un puente que les quedo fetén.

Además, entre las millones de tiendas de comida rápida china encontramos un pedacito de España

Notese donde dice “Churros panish”…los chinos y su ingles. Cubierta la necesidad de papeo nos llevaron a una discoteca china.

Una discoteca china es como una española solo que la música esta un 50% más alta, te ponen fruta con la bebida (que es aguachirri) y la gente no baila. Bueno, hay alguno que lo intenta pero no sabes muy bien si le esta dando un ataque epiléptico. La parte divertida es que juegan a los dados y al piedra papel o tijera para beber. Yo al segundo me negué pero al primero les patee el culo muy seriamente XD.

Al día siguiente se acababa nuestra andadura. Los chinos habían tenido una urgencia y nos mandaban en tren a Hohhot esa misma noche. Por suerte, antes de irnos, nos llevaron a la zona “vistosa” de Tianjin. Allí puedes hacer cosas como hacerte fotos con un tanque (real)

con un señor que ni idea de quien es

que te hagan a ti mismo en pasta

o comerte una figura de caramelo

El último vídeo va dedicado a nuestro compi Aranda que nos pidió encontrar al hombre que pintaba con caramelo. Somos unos colegas cojonudos XD. El día se acababa y solo restaba tomar un tren de 12 horas a Hohhot. Por fin camino a casa!!! Home sweet home.

Anuncios

2 pensamientos en “Tianjin o como viajar con chinos y no morir en el intento.

  1. Lucas dice:

    andaba por la red buscando shuai jiao y salio una imagen de un periodico chino y abrí el enlace, Leí la bitácora de tu viaje y me pareció muy linda tu experiencia, soy apenas instructor de wushu y shuai jiao, doy clases en unpueblito remoto de argentina, me gustaria algun día poder vivir alguna experiencia similar a la tuya. Saludos

    Lucas Martín Herrera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s