Comienzo del curso

Después de una larga temporada vacacional china, que casi nos hace volvernos locos, este lunes pasado empezamos las clases. Al contrario de lo que nos paso en Hohhot, en está universidad si teníamos que hacer un examen de nivel para ver en que clase nos ponían. Unos quince días antes del examen y en vistas de que estábamos usando el chino escrito más bien poco, decidimos comprarnos un par de libros de texto y repasar un poco. Por cierto, los libros (estos) están bastante bien. Preparados para el asunto solo nos quedaba la nada fácil tarea de madrugar el día del examen después de varias semanas levantándonos cuando tocaba comer.

Llegamos al examen con unas ojeras tamaño XXL y allí nos encontramos más guiris (entiéndase no asiáticos) que en un año entero en Hohhot. La prueba consistía en una prueba escrita y una oral (no preocuparse, no contenía sexo). Al acabar la prueba oral te orientaban sobre en que clase podrías encajar siempre en función de como te hubiera salido el escrito. En nuestro caso nos dijeron que encajaríamos en un nivel B o C (bueno, a Ipae la dijeron B y a mi B/C pero como escribo el post yo no queda bien contar que ella es más lista).

Aquí toca poner un poco de perspectiva. En Hohhot los cursos se dividían en 4 grupos de dos semestres (iniciante, bajo medio y alto). Es decir, consideran que necesitas 4 años para llegar al nivel superior. Si lo divides en 8 semestres nosotros el segundo lo pasamos estudiando asignaturas del 2 y el 3 (además de guapos somos listos). La división en Shenyang es algo diferente, aquí las clases van del A (más alto) al F (más bajo). Teniendo en cuenta esto, el que nos sugiriesen ir a la clase B era un flipe ya que suponía un salto de un par de años. Por suerte aun quedaba que corrigiesen nuestro examen escrito y vieran que eso del B nos iba un poco grande. A las 4 de la tarde de ese día, hora a la que colgaban los resultados, nos plantamos a ver que letra nos tocaba. Después de rebuscar y rebuscar nuestros nombres terminamos encontrando esto:

SAMSUNG

Los dos últimos nombres, 悟空 y 伊莎贝拉, son los nuestros. Por alguna razón que nadie entiende el examen escrito, del cual reconozco que alguna pregunta la respondí tirando un dado de 6, lo habíamos clavado. Todo esto lo cuento porque

a) Me mola vacilar que no veas.
b) Explica porque nuestras clases son como son.
c) Explica porque nuestros compañeros son como son.

SAMSUNG

La primera novedad que hemos tenido de cara a las clases es que salvo la clase de 口语 (speaking) el resto son nuevas. Tenemos 精读 (lectura intensiva), 视听说 (ver pelis y similar), 写作 (escritura), 中国文化 (cultura china) y 报刊 (leer periódicos). La segunda es que el nivel de atención que requieren las asignaturas es infinito, basta desconectar un minuto para que cuando vuelvas al mundo terrenal no tengas ni idea de sobre que leñes versa la clase. En todas las clases somos de la parte low-cost del grupo pero la de cultura china ya es surrealista. Que usen vocabulario raro en alguna asignatura te descoloca pero que te pregunten el nombre de no se que poeta o que en que dinastía reinaba el rey pepito os podéis imaginar que está a años luz de nuestro conocimientos. Por cierto, hablando de vocabulario, la asignatura de leer periódicos tiene un vocabulario la mar de diver

SAMSUNG

Algunas de las palabras ya no me las se ni en ingles…

Si el nivel de las clases es incomparable al que teníamos en Hohhot lo de los compañeros ya es de traca. Nuestra clase la forman

> Unos 5 coreanos + 4 japoneses que llevan de media 3 años estudiando chino. Además 1 año de estudio coreano o japones equivale a 3 años españoles por lo menos .
> Dos mongolas y un lituano becados que es el segundo año que hacen el curso del A (wtf?).
> Un coreano que hizo la escuela primaria y secundaria aquí y que no le vale con hablar chino sino que además lo hace con acento.
> Una china. Sí, una china. Una chica que sus dos padres son chinos pero que nació (o se fue recién nacida, no lo tengo muy claro) en Ucrania y paso 12 años allí.
> Una vietnamita que además del curso de lengua se esta haciendo la carrera de comercio en chino.
> Un camboyano que no se cuanto lleva aprendiendo chino pero te cagas patas abajo del nivel que tiene.
> Una búlgara con de 21 añitos que no le vale con hablar bulgaro, ingles, chino y ruso que también estudio 4 años español (menos mal que este le habla regulero). Además estudia la carrera de sinología (debe ser que en Bulgaria existe).
> Otro coreano que estudia cultura china. Así pasa que cuando la profesora pregunta por un poeta el tipo se sabe los poemas. Un alucine.
> Un par de rusas que vienen y van.

Ahora las dos preguntas obvias son “¿que coñes hace la mitad de esa gente estudiando chino?” y ¿que coñes hacéis vosotros entre ese elenco de artistas?”. Sintiéndolo mucho, no tengo respuestas para ninguna de las dos. Yo lo único que se es que el miércoles tuvimos una discusión sobre las maneras en las que podías contraer sida y era como ver crónicas marcianas en sus últimos días.

Eso sí, nosotros de espectadores.

En el siguiente post contaremos nuestra experiencia en un KTV con coreanos. Aguanten sin nosotros!

De cómo nos mudamos y otras torturas chinas

moving-house-funny

Después de mucho esperar, llegó el momento, nos mudábamos de Hohhot a Shenyang, pero qué alegría más grande, madre…

La elección de esta ciudad no fue algo precipitado, estuvimos dándole vueltas al mapa de China más de dos meses, de norte a sur, de este a oeste, pero al final nos quedamos con unas poquitas y de ellas salió Shenyang. Como no queríamos cometer el mismo error que con Hohhot, una vez elegida, teníamos que visitarla y nada, allí nos plantamos a mediados de noviembre para ver qué sensación nos daba la ciudad, la universidad y la gente. Todos superaron el examen 😉

La ciudad es enorme, está aquí y aunque hace un frío de narices, tiene todo lo que un guiri necesita: Starbuck’s, Dunkin Donuts, Ikea, Carrefour, Tesco, Walmart, H&M !Ay¡ Cómo me gusta que esa lista sea interminable 😉 Y cosas tan tontas como poder andar por la acera sin que te atropelle un coche o que la gente y los coches respeten los semáforos. Me gusta y mucho, poder cruzar la calle sin morir en el intento.

La Universidad pues hay que decirlo, es vieja y está bastante poco cuidada, pero la facultad de lenguas para extranjeros, es nueva y muy molona. Y hasta tiene calefacción y ventanas nuevas, ¡todo un lujo! Jaja!

La gente parece gente normal, gente de ciudad no de pueblo y con un mínimo (mínimo chino, claro) de educación. Hablan con un acento extraño, como que estuviesen cantando, pero la mayoría parecen majetes y menos enfadados con el mundo que en Hohhot.

Pues eso, os contaba que nos mudamos, pero claro, no sin antes montar un buen jaleo para ello porque, seamos sinceros, mucho Shenyang, mucho ya hablo un poco de Chino, pero seguimos estando en China y seguimos siendo guiris. Así que en Shenyang nos plantamos, con 10 días de plazo para hacerlo todo. Somos así de chulos pero, al menos, esta vez ya nos conocíamos el proceso:

– Buscar piso: lo primero de todo era tener un piso donde poder registrarnos y sobre todo, dejar los maletones de ropa que nos habíamos traído. Había que aprovechar el viaje.  Como teníamos que hacerlo con ayuda china, decidimos “contratar” a una agencia inmobiliaria para que nos ayudase. Yo había estado mirando pisos por internet como dos meses y creía que todo iba a ser facilísimo, había miles de pisos, siempre los mismos y súper baratos. Pero cuando llegamos a la agencia todo fue otro cantar. Nos habían preparado tres pisos para que viéramos: el primero, enano, sin cocina, frío a morir y la casera con una cara de borde que no podía con ella y encima caro. Nada, descartado al primer vistazo. El segundo estaba algo mejor,pero aún así era una mierda y demasiado caro. Y el tercero, para nuestra sorpresa, parecía una casa normal. Fue muy gracioso cuando entramos porque el hombre andaba en pijama, con el calefactor puesto y la telenovela de turno. Así a primera vista todo parecía en orden, hasta que entramos al baño, bueno, o no baño, lo que fuese aquello…Era un lugar húmedo, oscuro, pero sobre todo, era un lugar sin ducha. ¿Cómo que sin ducha? diréis, sí, sí, sin ducha, sin bañera, sin lugar para ducharse, ni siquiera para lavarse, sólo había una taza del váter y muchos tubos. Cuando le preguntamos al hombre que dónde estaba la ducha, nos dijo que no había porque en la casa entera no tenía agua caliente. Es decir, que o el hombre no se duchaba o, por lo menos, no lo hacía en su casa. Como podréis suponer, los de la agencia nos vieron la cara que pusimos al recibir la “noticia” y se miraron desesperados al darse cuenta de que no nos había gustado ninguno. Suponemos que pensarán que somos unos tipos muy raros, pero, simplemente, es que no somos chinos. Somos guiris XD.

entradaparaguiris

Ellos habían puesto todos sus esfuerzos en que la casa estuviera lo más cerca de la universidad posible, pero sin prestar atención a los detalles. Así que les dijimos que preferíamos que fuera algo más lejos, pero que tuviera lo básico. Volvimos a su oficina y tras buscar nosotros mismos en su base de datos, tuvimos otros dos pisos más que ver ese día,  no podíamos terminar el día sin tener piso,  íbamos justos de tiempo para hacer la visa. Al final, el último que vimos fue el que más nos gustó, íbamos sin ninguna esperanza, el hombre por teléfono había dicho que el piso estaba hecho un desastre y si estaba hecho un desastre para ellos, no quiero imaginar para nosotros. Había que mirar el piso con otros ojos, con el visor después-de-limpiar y hacerse-un-viaje-por-IKEA, mirándolo así, nos decidimos y lo alquilamos. Eso sí, antes de entrar el casero debía llevarse toda su mierda y limpiarlo a fondo, porque sino, menudo palizón…

– Después de tener el piso, en un día, teníamos que hacer multitud de trámites: Ir a la Universidad a que nos dieran los papeles para pedir el visado de estudiantes, pagar las tasas, ir a registrarnos a la comisaría y, a ser posible, ir a la oficina encargada de los visados. Casi lo logramos, si no hubiera sido porque las funcionarias de la comisaría, ese día tenían ganas de tocar las narices. No se les ocurrió otra cosa que preguntarnos que cómo habíamos llegado a Shenyang, que teníamos que enseñarles el billete de avión o el de tren o algo. En ese momento nos quedamos flipando porque, obviamente, en China puedes moverte libremente de un lado a otro sin problemas, y como si vas andando, pero se ve que eso no les valía. Después de ponernos más nerviosos que nada (porque sin una prueba de cómo habíamos llegado no pensaban mover un dedo para que nos registrásemos) y rebuscar y rebuscar, encontré en mi bolso, arrugada y medio rota la tarjeta de embarque de Pekín a Shenyang. Uff, menos mal, porque me veía allí poniendo cara de pena toda la tarde. Lo malo es que después de tanto sufrimiento, por problemas informáticos, nos hicieron volver al día siguiente, pero por fin lo conseguimos, ya éramos unos habitantes más de la ciudad.

– Lo que quedaba era lo más fácil, volver a la universidad para que nos dieran los documentos necesarios para poder renovar el visado e ir a la oficina encargada de los visados para extranjeros. Esto fue pan comido, no sin aguantar unas cuantas preguntas incómodas y petición de papeles extra, pero como somos la mar de previsores, no nos faltaba nada. Ya estaba todo hecho, sólo había que esperar una semana y recoger el pasaporte con el visado nuevo. Ya nos podíamos ir a casa, a nuestra nueva casa.

¿Casa o zafarrancho de combate? Más bien lo segundo, nuestro querido casero había “limpiado” y recogido todo al estilo chino, es decir, que tenía más mierda que el rabo de mil vacas y nos íbamos a pegar una buena paliza. Resumiendo, empleamos una semana entera limpiando, colocando ropa, yendo a Ikea, montando cosas, volviendo a limpiar, volviendo a ir a Ikea…y para entonces, ya parecía un hogar!

la foto (6)

La pena es que cuando ya era nuestra nueva casa, la teníamos que abandonar, teníamos planeado un viaje a Harbin  y vuelta a Hohhot a por más cosas….ah y a cerrar asuntos, nos quedaba hablar con la casera, vender muebles y empaquetar todo.

Pasamos 10 días en Hohhot entre comidas de despedida, cenas de despedida, visitas a correos, montando cajas, haciendo maletas y sobre todo, con muchísimas ganas de volver a Shenyang, ¡qué pronto se acostumbra uno a un colchón bueno!

Pero claro, teníamos que volver a casa y no habíamos contado con el Año Nuevo Chino, ese festival que pone todo patas arriba unos 15 días antes de que empiece y convierte el país en un caos, si puede ser más, claro. Cuando fuimos a comprar el billete de tren, una semana antes de la fecha, no había ninguno de los que nos convenían, así que tuvimos que cogernos uno al mediodía y sólo con un asiento, el otro, tendría que ir de pie. ¿De pie en un tren de alta velocidad? Sí, aunque la megafonía diga lo contrario. Es Año Nuevo, todo está permitido 😦

Y así, entre la marea de chinos que tan poco nos gusta, nos plantamos en Pekín:  No podíamos creernos la gente que había por todas partes y aún quedaba una semana entera para el año nuevo, con razón te dicen que no viajes en esas fechas. Cuando llegamos a la estación de tren de Pekín nos quedamos en shock. No funcionaba ni una sola escalera mecánica, había 2000 chinos alrededor y nosotros llevábamos dos maletones de 20 y 30kg cada uno. ¿Cómo íbamos a salir a la superficie? Sufriendo y mucho. No me acuerdo mucho de la escalada, sólo sé, que la gente estaba desesperada porque estuviese bloqueando el paso y que, casi cuando estaba ya arriba, un chico vino y me ayudó. Me faltaba el aire y estaba enfadada, de eso sí me acuerdo.

Pero…¡Ya habíamos llegado a la estación! Con buscar la puerta y esperar tranquilamente sentados estaba todo hecho. ¡INGENUOS! Creo que nos lo gritaron desde alguna parte 😛 Cuando entramos a la sala desde la que salía el tren flipamos, pero…¿de dónde narices salía tanta gente? ¿Por qué llevaban tanto equipaje? Ahora entendía por qué no había más que un billete para ese día, había comenzado la vuelta a casa por Navidad china, es decir, la vuelta a casa por año nuevo. ¡Qué horror!

Montar en el tren fue una batalla a vida o muerte, yo gané un par de golpes y procuré que no me tiraran al suelo, os lo digo en serio, a vida o muerte.

Pero ahora sí que sí, lo habíamos conseguido, sólo había que descansar, sentarse en el tren ( o al menos yo, porque nuestro querido Afura se tiró casi 5 horas de pie) y esperar a que dijeran por megafonía: “Próxima estación, Shenyang Norte”.

Home Sweet Home 😉

Hasta otra amigos.

Publicidad engañosa

A nadie le sorprende que China sea la primera potencia mundial en engaño al consumidor. Quizá alguno piense que esto solo es de cara a la venta exterior pero nanai, los chinos tienen cera para todos. Aquí un ejemplo divertido

SAMSUNG

Galletas en las que en la foto aparece café, pone que son de sabor a fresa (草莓) y luego son de nata. Fuck you logic!!!

Limpieza china

Siempre me preguntan mis amigos si los chinos son tan cochinos (es decir, que se complementan a si mismos…wajaja festival del humor) como se cree de ellos. La respuesta natural es NO. Lo son mucho más. Creo que si algún día vuelvo a un país normal no voy a saber donde están los baños de los sitios porque ya me he acostumbrado a guiarme por el olfato. En cualquier caso, y para dar una imagen visual del tinglado, os pongo una foto del sitio donde comimos hace dos días.

la foto (1)

Eso si, 16 稍麦 nos salieron a 24元. Y estaban deliciosos. No se pueden pedir peras al olmo.

Harbin y el festival de hielo

Después de unos días moviditos de gestiones, búsqueda de casa y demás (que vendrán contados en otro post) decidimos darnos unos días de vacaciones y acercarnos al Festival de Hielo de Harbin. Es un evento que siempre he querido ver y que, dado que hay un nuevo tren de alta velocidad que une Shenyang y Harbin en 3 horas, no me lo podía perder esta vez.

Harbin (哈尔滨) es probablemente el lugar más al norte del planeta que he pisado y sin duda el más frío, no en vano rozan los -40 grados en invierno. Es la capital de Heilongjiang (黑龙江), la provincia más norteña de China y hasta el 1946 perteneció a Rusia y a Japón (se la iban turnando a fuerza de invasión). A día de hoy la influencia japonesa se nota poco pero la rusa está por todas partes. Al igual que pasa en Hohhot con el mongol, aquí muchos carteles están rotulados en ruso. También tienen muchas tiendas de “productos rusos” en los que supongo que se venderá vodka y mal humor. La caras, cuerpos y caracteres son en general muy distintos a los de la mayoría de sitios de China que he visitado. Al parecer, los chinos en su afán de chinificar la ciudad se dedicaron a tirar todo edificio de estilo ruso que encontraron y lo sustituyeron por análogos chinos. Uno de los últimos resquicios de edificación típica rusa que quedan es la Catedral de Santa Sofia

SAMSUNG
SAMSUNG

La impresión final que nos queda de la ciudad es un poco agridulce, tirando más a la zona agria. Para empezar la ciudad esta de mierda hasta los topes. Nosotros venimos de Hohhot que, en general, es una ciudad sucia y bastante desastre. Sin embargo, es la primera vez que veo una acera entera llena de basura de tal forma que tienes que andar por el asfalto. De hecho, quitando los sitios turísticos, la probabilidad de encontrarte una lasaña hielo-mierda-hielo-mierda en mitad de la calle es bastante alta. Por otro lado, la ciudad está entre las más contaminadas de China, cosa que ya es decir mucho. La parte positiva la copa prácticamente el festival de hielo. Este evento, además de ser bastante impresionante, creo que no se puede ver en muchos sitios (Sapporo, un sitio en Canada y no se si hay más). Por tanto, ver el festival es algo que le puedes contar a los nietos. Eso si, pagas y bien por ello.

El primer sitio que visitamos fue el Parque Zhaolin (兆麟公园). La entrada estandar son 200元 (unos 22 euros…auch!) pero por suerte conseguimos que nos aceptaran el carnet de estudiante y solo tuvimos que pagar 80. Este parque está interesante para ver tropecientas esculturas en hielo algunas de ella increibles.

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

Además tienen una sala donde puedes ver como trabajan con el hielo y ver como lo cortan con motosierra (yo tuve que contenerme para no pedirles que me dejaran probar…)

El siguiente destino fue el Parque de la Isla del Sol (太阳岛公园) donde están las estatuas hechas en nieve. La entrada son 240元 (alucina!!) y aquí no hubo manera de colar el carnet. De hecho, la taquillera a la cual la deseo un picor vaginal infinito, nos dijo que solo valía para el verano. Supongo que después de irnos se estuvo descojonando 3 días por la gilipollez que había dicho. En cualquiera de los casos el parque y las esculturas son acojonantes tanto en tamaño como el dificultad. Hay algunas de ellas que sigo sin explicarme como coñes las han hecho.

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG


La última parada era la más importante, traducido algo así como Mundo de Nieve y Hielo (冰雪大世界) que viene siendo el recinto principal de todo el meollo. Aquí la broma te sale por 300元 (creo que más que Disneyland…) y tardas un rato en quitarte el dolor de haber pagado eso. Sumado a eso está la impresión que te deja al acabar el pensar que, seguramente, viendo este último los otros dos igual te sobraban. Por suerte, un rato después se te pasa la tontería y disfrutas 100%. Este recinto tiene esculturas, edificios y toboganes de hielo y nieve como para que no quieras más cosas frías en tu vida. Lo ideal es ir sobre las 15:00 para ver el lugar de día y de noche. Así es de día

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

y así de noche

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG


Como se puede ver una vez visitado este, y teniendo en cuenta los precios que se gastan, igual los dos anteriores se pueden saltar. Si además tenemos en cuenta que Harbin es caro, quizá lo más inteligente es venir día y medio o dos y así evitar gastar más tiempo del necesario.

Remark!
– El hostal donde nos alojamos es este: http://www.booking.com/hotel/cn/harbin-russia-youth.en.html. Las fotos mienten bastante pero en general no está del todo mal. Además si vas sin compañía las cucarachas de las habitaciones aliviaran tu soledad.

– Al Parque Zhaolin se puede ir andando desde ese albergue, debe de estar como a 1.5km. Para las otras dos atracciones se va en el autobús 29 (2元) con parada aquí. Es fácil de encontrar porque la calle en la que está, 中央大街 es una calle peatonal de tiendas. Para el Parque Sunisland es la última parada y para el Mundo de Hielo y Nieve es la penúltima. Además con suerte os encontraréis al niño que nos dijo “¿No sois ni americanos ni japoneses no? Porque los americanos y japoneses son idiotas!”. Que majos los niños de 7 años chinos…

– El aeropuerto está a 40km de la ciudad y a 130元 en taxi (siempre que no te timen). Conviene buscar alternativas si no quieres dejarte los dineros ya desde el principio

En el siguiente post contamos nuestra odisea para mudarnos a Shenyang. No perderselo!

La semana de oro o como morir bajo una marea de chinos : Asedio a los guerreros

(Warning! Soy un tío altruista donde los haya así que decidí donar mi móvil a algún chino en Pingyao el último día de vacaciones. Desgraciadamente iba con prácticamente todas las fotos con lo que me tocará improvisar.)

Seguíamos en la Golden Week y lo siguiente que tocaba iba a traer emociones fuertes: Los Guerreros de Xian. En 2010 yo ya los había visitado y me parecieron una inmensa mierda decepcionaron un poco. Sin embargo ahora, además de que Ipae no los había visto, tenía la oportunidad de saber si mi opinión era correcta o solo se debía a las circunstancias particulares de esa vez anterior.

Lo primero que hicimos para enmendar errores pasados fue evitar todo tipo de agencias. Como ya eramos capaces de decir “como se va a los guerreros en bus” nos sentíamos envalentonados. De hecho, no hace falta para nada ya que google te lo dice rápido y un mapa y piernas hace el resto. Por si sois vagos ya os digo yo que el autobús que os lleva a allí está en el parking de la estación de autobuses/trenes (están juntas). Aquí el mapa

Estación de trenes

Lo que he puesto es la ruta que ahí desde la estación de trenes (B) hasta el resultado que da google al poner “xian train station” (A). Para que veáis las risas que te puedes pasar si haces caso ciego a los mapas que te sopla internet. El número cuando fuimos nosotros era el 306 pero seguramente lo cambien de cuando en cuando. No preocuparse, una vez que estáis allí se reconoce el autobús por ser el que tiene una cola de espera que hace parecer a la de la Bruja de Oro en navidad una mariconada. También ayuda que hay carteles grandotes con “TERRACOTA WARRIORS!” o en su defecto “兵马俑” que viene siendo el nombre en chino.

Llegamos entorno a las 9 de la mañana y nada más ver nuestra cara de guiris ya había mil chinos diciendo que nos ofrecían llevarnos en taxi por la descojonante cantidad de 600元. No se a cuanto se le podrá bajar porque ni me moleste en regatearle pero deduzco que a 400元 por lo menos debería de bajar. Uno de los taxista en un alarde de rabia por verse incapaz de convencernos nos dijo “pues quedaros en la cola y esperad 3 horas!”. Por supuesto que esto era mentira, un chino te dirá que al final de la cola hay un dragón comehombres con tal de que le pagues. Al final solo fueron…2 horas XD.

El autobús te lleva en un rato largo (no me acuerdo mucho la verdad pero diría que una hora) vía una parada en las Termas de Huaqing. Las termas las ponen a caer de un burro en casi todos los foros así que pasamos olímpicamente de parar. Al llegar nos pimplamos lo más parecido a un kebab que hay por estas tierras (肉来摸) y nos metimos en el recinto de los guerreros.

La sensación que da ver el recinto de los Guerreros en la semana de oro es difícil de describir pero esta imagen da una idea

chinos a tope

A las chicas de las taquillas les volaban los dedos vendiendo los tickets así que incluso habiendo millones de chinos solo tuvimos que esperar unos 25 minutos para comprar las entradas. By the way, entradas que a día de hoy ya valen 150元. Supongo que al ritmo que suben los precios aquí en unos años saldrá más barato hacerte tu propio ejercito que ir a ver este. Colas, empujones, más colas y más empujones después ya estábamos en la zona de los pabellones donde se albergan los guerreros.

map-of-terra-cotta-warriors

Si no os queréis llevar una desilusión curiosa el orden para verlo es Sala 4 > Sala 2 > Sala 3 > Sala 1. En cualquiera de los casos yo os lo resumo rápido

Sala 4: Una mierda impresionante donde se ven cuatro piedras y hay más zona de merchandising que de exposición propiamente dicha.

Sala 3: Sala donde debe de haber 40 guerreros si llega y un carro de caballos que mola.

Sala 2: Esta sala tiene las figuras mejor conservadas. No solo porque conservan la forma sino porque además algunas conservan el color. Estas figuras están tan sumamente bien que las tienen tapadas. ¿Tapadas? Sí, tapadas, así que todo lo anterior te lo tienes que imaginar. Cuando llegas a esa sala solo ves un boquete en el suelo como el que ves en los parques cuando juegan los niños. Normalmente a estas alturas del viaje te estás acordando del emperador, de su ejercito y con especial cariño de su madre.

Sala 1: Este es el sitio que has visto en las fotos. Cuando ves una promoción o anuncio de los guerreros el 99.9% de las veces es una foto tomada desde la parte frontal de esta sala. Es tomada desde la parte frontal porque si lo hacen desde el lateral te das cuenta de que la mitad del recinto es un trozo de tierra donde no se ha excavado aún y que viendo el ritmo que me llevan (yo lo he visto con 2 años de diferencia) probablemente acaben cuando la tierra vuelva a ser una pangea. Con las fotos que os pongo a continuación (y que las voy a buscar en google por si cabe duda) os ahorro un dinero y un viaje largo que lo podéis dedicar a ver sitios muchísimo mejores de China. Para compensación económica mandadme un mensaje privado.

salvachina2

Xian_guerreros_terracota_detalle

xianguerreros

Y a todo esto…¿esto no iba de que había mucha gente? Pues si, la había. Y cuando digo que la había me refiero a que la HABíA. La entrada a cada sitio te llevaba una media hora más lo que gastaras dentro. En todos salvo en un caso: La Sala 1. En la Sala 1 la cola normal sería de aproximadamente hora y media. Lo de “cola normal” es a propósito ya que nos paso una cosa la mar de poco divertida. Habíamos visitado las Salas 4-3-2 y caminábamos desde esta última hacia la puerta principal de la Sala 1. Lo curioso es que muuuucho antes de llegar ya había una fila impresionante esperando. Pasados unos diez minutos habíamos avanzado lo suficiente como para que pudiéramos ver que pasaba: Se había formado una cola alternativa. Algo así como esto:

map-of-terra-cotta-warriors-alt

La fila principal estaba delimitada por un cordón, amen de policías de varios tipos y personal del ejercito. Todo eso dio igual cuando, no se sabe muy bien quien, debió de gritar “Libeeertaaaad” y cientos de chinos inspirados en Braveheart decidieron que una polla iban a esperar ellos tanto y las dos colas se fusionaron llevando a la mayor acumulación de personas por metro cuadrado que he vivido hasta el momento (y creedme…eso es mucho). Baste decir que Ipae estuvo a poco de caer redonda sin respiración si no fuera porque un policía nos vio y nos arrastro hasta la entrada de la sala. Ya con aire en los pulmones nos dimos el paseo protocolario dentro de la sala mientras Ipae me iba escuchando decir “vaya puta mierda, vaya puta mierda”.

Había sido doloroso pero al final habíamos desbloqueado el logro “Ver Guerreros” que era algo que tocaba hacer. Solo restaba volver a casa que tenía que ser fácil ¿no? Wooooong! Error! Nada más decidir volver empezó a llover. Eso normalmente es bueno porque dispersa a los chinos, salvo que todos decidan gracias a la lluvia irse también. Resumiendo rápido estuvimos otra hora y media de cola para subir al autobús. Además para amenizar la espera teníamos cada 15 minutos alguien que misteriosamente aparecía delante y al que había que había que explicar que si no desaparecía cagando ostias las iba a recibir (lo de cada 15 minutos es probable que sea un redondeo a la baja). Medio muertos del cansancio nos subimos al autobús al que solo dejaban subir el número de pasajeros que podían sentarse (toooma un autobús sin estar a reventar!). Habían pasado 15 minutos montados cuando nos acurrucamos con cara de felicidad sabiendo que volvíamos a casa (véase, hotel) y, de repente, pasó…

Imaginaos un autobús en un atasco. Sumadle una lluvia de intensidad media-alta. Sumadle que ya ha anochecido y que hace fresquete. Rodead a ese autobús, que coño rodead toda la carretera de todas las personas que podáis imaginar desesperadas por volver a sus hogares, hoteles o similar. Ahora abrid las puertas del autobús. Yo no tengo porque imaginarlo, yo puedo recordarlo. De hecho recuerdo oír el ruido que hace el autobús antes de abrir las puertas (ese psssss que parece que suelta presión), abrir los ojos con incredulidad y ver esto.

ataque20zombie

Un segundo después algo me golpeo en la cara y el autobús había dejado de ser un lugar apacible para ser una lata de carne. Si alguna vez habéis abierto una lata de magro de cerdo la sensación era como estar en una de esas. Lo que me golpeo la cara resulto ser esto:

SAMSUNG

Así que por lo menos el susto me valió un termo. El trayecto no trajo nada remarcable más allá de las millones de horas que pasamos en él.

De la estación directicos a la cama que al día siguiente tocaba más zafarrancho de combate. No perdérselo!!