Nos visitan

Después del agotador viaje a Shanghai-Suzhou-Wuxi y Hangzhou estábamos preparados para recibir la visita de nuestra querida Chen Shifu, Hong Li para los amigos. El plan era llevarla a los sitios más populares de Mongolia Interior y darle de comer lo que todo visitante debe probar en Hohhot.

– El primer día, como buenos anfitriones, fuimos a recogerla al aeropuerto, la llevamos a que dejase sus cosas y nos fuimos a cenar los míticos yang rou chuan 羊肉串, es decir, pinchos morunos de cordero al estilo Xinjianés. Los xinjianeses son esos tipos chinos que no parecen chinos sino árabes y cuyos platos no picantes, pican  igualmente. La cena fue de lo más internacional, con una finlandesa que hablaba mil idiomas, entre ellos español, tres españoles (los únicos de Hohhot)  y una china.
– Al día siguiente nos levantamos súper temprano y tiramos millas hacia el desierto de Xiang Sha Wan 响沙湾,  donde Afura ha prometido hacer la croqueta algún día. Una vez allí, estuvimos haciendo un rato el gamba y nos deslizamos por las dunas un par de veces.

Sigue leyendo

Anuncios

康巴什 : La ciudad fantasma de lujo.

Este finde semana nos tocaba hacer una cosa en la que, a base de practica, nos estamos convirtiendo en expertos: Enseñar nuestra cara de guiris delante de chinos con pasta. En esta ocasión, a mi colega australiano y su mujer les habían invitado un muchimillonario chino a pasar el fin de semana en su ciudad. Como mi colega esta curtido en estas cosas sabía que lo mejor es llevarte a un no chino para el viaje y así dividir el posible sufrimiento. Digo posible porque los viajes con chinos son tan rematadamente extraños que puedes pasar el mejor viaje de tu vida, el peor viaje de tu vida y todos los grados intermedios…a la vez. El caso es que el viernes por el medio día nos preparamos y pusimos rumbo a Erdos.

Un viaje de unas 3 horas se convirtió en uno de 6 gracias al trafico y a que nos perdimos una cantidad incontable de veces. Hago un inciso para aclarar que hay una mala practica realizada por los guiris en China y que alerto que no se debe hacer: Nunca preguntes a un chino!!. Los chinos no conocen la expresión “lo siento, no se donde esta”. Si tu le preguntas a un chino te responderá aunque no tenga ni pajolera idea. Ahora tiene más sentido que el viaje fueran 6 horas ¿verdad?. Finalmente conseguimos llegar al lugar donde nos esperaban y ya solo restaba seguirles para cenar.

Sigue leyendo