¿Como se llega aquí?

Puede parecer fácil pero, para llegar aquí legalmente, hace falta algo más que un billete de vuelo y una voluntad a prueba de bombas.  Nuestro objetivo era estar aquí, como minimísimo, un año así que había dos maneras de hacerlo:

a) Con visado de turistas. Esta opción tiene el problema de que solamente es valida para tres meses. Hay una triquiñuela que encontramos en los foros que consiste en salir del país a uno cercano (en nuestro caso el candidato era Mongolia) de turista, irte a la embajada pertinente en ese país y gestionarte otro visado de turista por otros 3 meses. Esta opción además de ser un coñazo, supone un desembolso en visados poco despreciable.

b) Con visado de estudiante. Esta fue nuestra opción y, visto en perspectiva, menos mal que contamos con muchísima ayuda.

Para empezar hay que contactar con la universidad.  Esto que parece una tontería, ya en nuestro caso generó problemas. Nuestro “college” tiene el curioso sentido del humor de poner una dirección de email que no funciona y un teléfono en inglés donde nadie habla inglés. En ese momento crítico apareció en nuestras vidas en personaje de “El Murciano”.

El Murciano, al que dedicaremos un post más adelante, es un tipo de Murcia (sorpresa!!) que, junto con su hermana, llevaba casi 6 años viviendo en Hohhot. Os podéis hacer a la idea de que la potra que teníamos, al acabar de conocerle, rozaba lo increíble.

Volviendo a los tramites, El Murciano que además estudiaba en esa universidad nos hizo de puente para poder entrar en contacto con ellos. Primera cosa conseguida. Ahora ¿qué se necesita de la universidad ? Se necesita una carta de invitación que justifique que estás allí estudiando para que puedan expedirte el visado ¿Como se consigue? Pues rezando mucho, dando muchos paseos y sacrificando una virgen al dios adecuado. Bueno, igual no tanto pero te piden todas estas cosas:

– Fotocopias de pasaportes, títulos, notas …

– Certificado de penales sellado por el Ministerio de Exteriores.

– Examen médico.

– Formulario de ingreso en la universidad.

Lo primero fácil. Lo segundo es irte al Ministerio de Justicia y que vean que estás limpio y después pegarte otro paseo al de Exteriores para que “validen” el certificado para el país determinado. El tercero es un examen con el que te caen no menos de 3 paseos por clínicas, haciéndote análisis de venéreas, electros, radiografías de pecho y otras tantas pruebas. Nosotros lo hicimos por seguro privado y fue todo en una semana pero, tengo entendido que, si lo haces por la seguridad social te puede costar tranquilamente un par de meses (eso si consigues que te las hagan).  El último es un formulario que, comparado con lo anterior, es moco de pavo.

Finalizado todo ese proceso te mandan dos documentos. Uno es la carta de invitación y otro es un formulario raro que también necesitan en la embajada. Ahora tocaba el visado. Este lo puedes hacer de manera bastante a ágil aquí. Rellenas más formularios, te presentas en las oficinas con tus dos toneladas de papeles, pagas 60 euros y voila! ya eres un futuro estudiante de chino. Solo te queda esperar al día del vuelo y no morir de los nervios antes ;).

Con este post a más de uno comprenderá nuestro estado de estrés de los últimos meses (sumar al curro y la tesis/carrera todo este tinglado es de premio). A partir del siguiente post ya empezaremos a hablar de como está siendo nuestra experiencia en este país de personajes de ojos rasgados. Eso y a poner fotos que ya va tocando!!!

Hasta pronto!