Karaoke Time!

Las pelis americanas han hecho mucho daño. Uno se compra el billete de avión ilusionado con que al llegar a su nueva vida universitaria, se encontrará clases llenas de gente deseando ser tu colega, y luego llegas te encuentras que un 95% son mongoles y no tienes ningún modo de comunicarte con ellos. Bueno, es probable que esto no pase en todos lados y, de hecho, es probable que sólo pase en Hohhot (o Mongolia claro). En cualquier caso el resultado es que después de un año en Hohhot, conseguimos hacer amistas esencialmente con un francés, un togolés, una española (siendo la única entre 3 millones de habitantes mal se nos tenía que dar) y poca cosa más. Cualquiera que me conozca se preguntará ¿cómo narices has pasado un año sin hacer amigos tú que hablas hasta con las plantas? Pues se debe esencialmente a que a) no hablo mongol b) los mongoles no hablan más que mongol.

Por suerte, con el cambio de ciudad cambiamos de universidad y nos comía la pregunta ¿como serían los nuevos compañeros? La respuesta es “diametralmente opuestos”. Aquí hay varios factores para explicar este cambio:

1. No hay demasiados alumnos de ningún país concreto. Como ya conté en el post anterior, los que ganan son los coreanos pero no conforman ni el 40% de la clase.

2. Nos podemos comunicar. No sólo por el hecho de que algunos compañeros hablen inglés, sino porque el nivel de chino suple más que de sobra la comunicación. De hecho el idioma que usamos para hablar entre nosotros es el chino, independientemente de que compartamos otros idiomas.

3. Los coreanos y japoneses no son mongoles. Los primeros no tardan ni una hora en preguntarte cosas de tu país y tus costumbres. Que un coreano te diga “Hasta la victoria siempre” y sepa que lo dijo el Che o que diga “La economía de España e Italia están mal pero la de Alemania bien” ya te indica que su nivel de curiosidad es bastante alto. Para los que penséis que en todo el mundo saben que la economía de España va mal, solo deciros que aquí un gran porcentaje de gente no sabe ni que España es parte de Europa.

Tan es así que al segundo día nuestro compañero camboyano se levanto en mitad del descanso y soltó “¡compañeros! Este viernes cenamos juntos y luego salimos”. Así, sin preguntar ni pollas, como a mí me gusta. Y como era de esperar, el viernes, con puntualidad japonesa, estábamos todos en la puerta de la universidad rumbo a la cena.

La cena empezó con retraso por eso de ir 18 a un restaurante sin reservar antes. Lo bueno que sacamos fue ver como nuestra compañera china le echaba una bronca de cagarse patas abajo a la gerente, por mentirnos en el tiempo de espera. Después del viernes tengo claro que esta compi no se pone minifalda porque se le ven los pelos de los huevos. Poco después ya estábamos sentados ojeando que nos íbamos a pimplar.

SAMSUNG

SAMSUNG

SAMSUNG

Al minuto de sentarnos hicimos un pacto/juego que, si alguna vez estáis en esta situación de plurinacionalidad, os recomiendo que probéis. Por un lado, no puede haber dos nacionalidades consecutivas sentadas en la mesa, y por otro, todo aquel que use un idioma que no sea el chino paga un yuan. Os podéis imaginar que la amenaza de multa, pese a ser ridícula, daba lugar a un ejercicio de lenguaje impagable (eso y a muchas risas).

Un rato de papeo y risas después, acabamos la cena y nos preparamos para salir. Y, como era de esperar, salimos al lugar donde se sale en China (aparte de los pub/discoteca): Un KTV. Los KTV son probablemente el tipo de local más famoso de China y tiene pinta que de Corea del Sur. Son unos locales divididos en salas independientes con baño, mesas, sofá y una tele donde ponerte a cantar a tope con el karaoke. Además pagas un X (para valores pequeños de X) y te traen fruta y alcohol. Como le decía a un amigo, no hay que ser muy lince para ver que de eso a meter putas y droga hay un paso. Por eso son foco de conflicto cuando los quieren poner en Europa.

ktv3

ktv4

ktv5

ktv 1

ktv2

Reunidos y liberados, ya sólo quedaba partirse la garganta cantando y ponerse chuzo (los que bebieran).


De regreso a casa, Ipae y yo llevábamos una sonrisa que decía “Joder, qué de tiempo llevábamos sin reírnos tanto”. Aparte del buen rato que pasamos, yo personalmente aprendí ciertas cosas esa noche.

– Hay que viajar a Vietnam. Yo llevo años planeado un viaje de un mes Laos-Camboya-Vietnam. Después de que una compi vietnamita me enseñara dónde vivía, creo que van a ser 3 viajes de un mes. Aún no me ha pasado las fotos molonas pero estas no están del todo mal.

vietnam1

vietnam5

vietnam3

– Fuera de tu país eres un embajador. Si eres el único español, noruego o chiriquitistaní que conoce un extranjero tomará tus acciones como “normales” en tu país. Nosotros aún estamos explicando a la gente que el lituano que vieron bailando con una caja en la cabeza, después de escupiera una cerveza en el suelo, no representa a los lituanos y mucho menos a los europeos.

– Ir a un karaoke con coreanos implica inevitablemente bailar el Gangnam Style. Véase

– Ir a un karaoke con españoles implica inevitablemente bailar La Bamba.

– Te pueden privar del amor, de la vida, del derecho a voto pero nunca jamas se debería de privar a nadie de un par de colegas con los que cantar la mejor versión que ha existido, y existirá, del Final Countdown. Como se que sois una panda de incultos os la dejo para que os la aprendáis:

– Puedes correr, puedes esconderte, puedes sobrevivir a un apocalipsis zombie, pero nunca podrás evitar encontrar La Macarena.

– Y por último, y seguramente más importante, he aprendido que tenemos que estudiarnos las canciones en chino porque no puede ser que seamos los únicos que no pueden cantar a grito pelao lo bonita que es la mitad y el amor chino XD. Os dejo tres temazos en chino para que vayáis practicando.



Anuncios

Tortura china

Si alguno de los que no habéis pisado este bendito país pensáis que conocéis el concepto “quemar una canción” que sepáis que no tenéis ni idea. La siguiente canción que os pongo la he escuchado más veces en un mes que La Macarena, La Bomba y “Dale más gasolina” juntas en toda mi vida.

La canción dice dice algo así como “Espero que tengas fortuna” pero yo solo entiendo “Sufre!!!!Escuchala otra vez y sufreeeeeee!!!”. Por descontado, cuando dicen “fortuna” quieren decir pasta gansa que es fuel de esta gente.

En tu fiesta me colé

“Allí me colé y en tu fiesta me planté, Coca-cola para todos y algo de comer. Mucha niña mona pero ninguna sola, luces de colores, lo pasaré bien…”

¿Quién no conoce esa canción? Pues describe a la perfección lo que nos sucedió el otro día por la noche…

Hace unos días, como de costumbre, decidimos a ir a una cafetería muy chula que hay en nuestro edificio para tomarnos un algo y, de paso, cenar. Al llegar a la puerta nos percatamos de que estaba más iluminado de lo habitual y tenían guirnaldas y adornos por todas partes.

No le dimos mucha importancia, así que entramos y nos dispusimos a sentarnos cuando…Una de las camareras nos abordó y nos dijo que, por favor, firmáramos en la pared por su primer aniversario y, acto seguido, nos dio una especia de papeleta muy mona con el nombre de dos bebidas escritas, ¡ah! que es su primer aniversario y están invitado a una consumición, a modo de celebración, pensamos, qué bien. Aún así, buscamos el sofá de siempre para sentarnos y tomarnos un café tranquilamente, pero, para nuestra sorpresa, no había nada allí…


La misma camarera nos dijo muy amablemente que subiéramos al segundo piso y nos sentáramos mientras venían a atendernos. En esos momentos escuchamos como unas personas detrás de la barra, más arreglados de lo normal, preguntaban que quién narices éramos nosotros…y la amable camarera, de repente, se dio la vuelta y nos indicó que, por favor, subiéramos al segundo piso (de una vez…debió pensar). No sabemos qué es lo que hablaron y qué era aquello, pero de repente empezamos a atar cabos…
El local estaba lleno de hombres elegantemente vestidos e incluso trajeados, chicas con ropa de fiesta y con un aire poco Huhotense, esa clase de gente que no ves por la calle y tan poco describe a esta ciudad, supusimos que se trataba de la Jet Set del lugar y que debían de estar invitados al evento que se celebraba allí esa noche, al cual, no estábamos invitados. Nos habíamos colado en la fiesta de alguien con todo el descaro del mundo.

Sentados en la mesa empezamos a flipar un poco y a pensar en qué narices hacíamos allí, hacía rato que nos habíamos sentado y nadie venía a explicarnos qué pasaba realmente, nosotros sólo queríamos un batido o un café, pero aquella noche, parecía imposible conseguirlo. Estábamos a punto de irnos cuando, de repente, la camarera de siempre se acercó y nos explicó qué es lo que se estaba cociendo allí: Era el primer aniversario del local, una fiesta privada con los amigos/clientes más cercanos, catering, bebidas y todo lo que se quisiera y además, una rifa con productos típicos del local como café de Colombia, vino australiano y demás chorradas que les gustan a los esnobs de aquí, y nada, ahí estábamos, en medio del cotarro. Le dijimos que no lo sabíamos, así que nos iríamos, pero tanto ella como la dueña insistieron en que siempre unos amigos extranjeros son bien recibidos por allí, y como nos habían visto varias veces allí, éramos unos invitados más. Nos quedamos de piedra ya que acto seguido vinieron con la carta de bebidas y nos trajeron, por la cara, uno de los cafés más caros que tenían: café de Colombia, que normalmente un vaso suele costar 64 Yuanes (unos 7€ al cambio) así que flipamos un poco. ¿De verdad era gratis o nos pegarían el sablazo al salir?

Al rato subió la jefa y aunque nosotros aún estábamos muertos de vergüenza por todo aquello, nos dijo que era el momento de bajar a la planta de abajo a divertirse, que habría un chico tocando la guitarra y cantando y tal, una rifa y comida y vino tinto para todos. La verdad que era una fiesta en toda regla y, al final, pensamos que lo mejor era disfrutarla como se debía.

Bajamos, escuchamos a un chaval chino tocar la guitarra bastante bien, comimos tarta de queso con queso chino/mongol (rara pero rica) y mogollón de mermelada, bebimos vino tinto chileno (lo mejor que he bebido por aquí) y charlamos con los dueños e invitados reales de la fiesta.


Estuvo bastante bien, ya que, para bien o para mal, los guiris somos bien recibidos en todas partes y despertamos mucha curiosidad por lo que los organizadores de la fiesta, después de todo, estaban encantados de que nos hubiéramos colado por allí…

Al final de todo, hicieron una rifa con las papeletas que comenté al principio, al final resultó que no eran la consumición que pensamos al principio, sino nuestras participaciones a dicha rifa. No nos tocó nada porque nos fuimos antes de que terminara, nos despedimos de todo fingiendo que teníamos mucho que estudiar (supongo que para un café a media tarde, ya habíamos tenido suficiente) y nos marchamos para casa.

Al salir nos dimos cuenta de que tenían un cartel en la puerta que decía “Fiesta de primer aniversario, os esperamos”, supongo que esto nos pasa por no leer…

¡Hasta la próxima aventura!